NUESTRA VISIÓN

Nuestro deseo es que cada persona tenga un encuentro personal con Jesús y su vida sea transformada por completo, que aprenda y reciba los beneficios que trae tener una relación con Dios.
Como iglesia queremos ver cada persona y cada familia transformada por el poder de Dios, por eso nuestra misión es que cada miembro dentro de la iglesia pueda desarrollarse como un líder que pueda impactar con la Palabra de Dios a las personas que lo rodean y llevarlos a ser verdaderos discípulos de Jesús.

.

 

 

 

.

LA VISIÓN CÉLULAR

Para lograr la meta de ver cada familia transformada y restaurada„ en nuestra iglesia desarrollamos la VISIÓN CELULAR. Una visión es fundamental para aquellos que desean tener éxito en cualquier esfera de la sociedad; el deporte, la empresa, los medios de comunicación, etc. A lo largo de la historia, los visionarios siempre se han destacado por alcanzar metas que para otros parecían imposibles. En el campo del liderazgo no es diferente, quienes se destacan y dejan una huella en otros son los que tienen una visión clara.

 

Dios es el visionario más grande que existe, toda la creación fue producto de Su Visión y el hombre fue creado con este mismo propósito: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Génesis 1:26). El Señor espera que cada uno de nosotros luche por alcanzar una visión, pues cuando lo hacemos estamos cumpliendo nuestro propósito y reflejando Su gloria.

 

Jesús tuvo la visión de salvarnos pagando un alto precio: el derramamiento de Su sangre en la Cruz del Calvario. Nuestra labor es tomar Su visión y reproducirla en otros, compartiendo el mensaje de salvación como lo dice Proverbios 24:11: “Libra a los que son llevados a la muerte; salva a los que están en peligro de muerte”.

 

La VISIÓN CELULAR es el proceso que desarrollamos en nuestra iglesia para alcanzar a cada persona que aún no conoce a Jesús, ayudarle a tener un encuentro personal con Dios y conocer el propósito de Dios para su vida.

 

 

.

 

 

 

.

LA CÉLULA

LA CLAVE DEL DESARROLLO DE LA VISIÓN

 .

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo.Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46-47).

Uno de los pilares fundamentales de la Visión que desarrollamos en nuestra iglesia son LAS CÉLULAS. Son reuniones pequeñas que un líder desarrolla una vez por semana, en una casa, con el ánimo de ganar nuevas personas para Jesús, enseñar la Palabra de Dios, orar por las necesidades de las personas y compartir un tiempo de comunión y compañerismo.



LA PRESENCIA DE DIOS EN LAS CASAS

«Y no trajo David el arca a su casa en la ciudad de David, sino que la llevó a casa de Obed–Edom, geteo. Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed–Edom, en su casa, tres meses, y bendijo jehová la casa de Obed–Edom, y todo lo que tenía”. (1o Crónicas 13:13-14)

.

La Palabra de Dios registra la historia de Obed–Edom, quien se ofreció para llevar el arca de Dios a su casa cuando nadie más quería hacerlo. El Arca de la Alianza representaba la presencia misma de Dios.  Obed–Edom tenía  tanto afecto por la presencia de Dios que hizo todo lo posible para que el Arca estuviese en su casa. Lo impactante de esta historia es que cuando esto sucedió, Obed–Edom fue bendecido de manera sobrenatural por haber abierto las puertas de su casa para que la presencia de Dios morara en ella. Fue tanta la prosperidad que vino a toda esta familia, que hasta el mismo rey David se maravilló, y dijo: “Yo quiero que el Arca de Dios y toda su bendición esté en mi casa” y mandó a traerla.

 

Pero ¿Cómo se puede llevar la presencia de Dios a un hogar en estos tiempos? ¡Es muy sencillo! A través de una CÉLULA; cuando una persona abre las puertas de su hogar para que allí se predique el mensaje de salvación, entonces está trayendo la misma presencia de Jesús a su hogar: “porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20).

 

En una célula las personas encuentran salvación, dirección, sanidad física, restauración emocional y familiar, es tanta la bendición que podemos experimentar que podemos decir que una célula es una luz en medio de las tinieblas.

 

HAZ PARTE DE UNA CÉLULA